Fue gracias a la donación que en 1971 hizo la viuda del investigador y coleccionista Pablo Christian Hicken, que el Museo del Cine de la Ciudad de Buenos Aires vio la luz.

Hicken se desenvolvió como cineasta, pero además gustaba de atesorar películas y aparatos de cine, como cámaras, proyectores, documentación y fotografías. Una colección inmensa que necesitó de un espacio propio para mostrarse al mundo.

Por su parte, Damián Romano es el responsable de la audioteca, la cual es parte del museo. Su responsabilidad recae sobre el patrimonio que conforma la audioteca, mismo que él gestiona y custodia. Su función es llevar las actividades clásicas de un archivo, como la preservación, catalogación, documentación.

-Este espacio es una referencia internacional del cine argentino. No solamente es un museo, sino una cinemateca y un centro de documentación en donde se alberga una hemeroteca, una biblioteca y una videoteca.

***

El centro de documentación es área muy importante, ya que es ahí donde descansan los archivos y piezas fundamentales para las investigaciones sobre el mundo cinematográfico argentino, como el cine de ficción o noticieros argentinos. También se albergan algunas colecciones particulares, como las películas del periodista argentino Peña Rodríguez, en donde se encontró una copia completa de la película “Metrópolis” de Fritz Lang producida en el año de 1927. Uno de los hallazgos que Damián considera relevantes para la historia del cine.

-La película de Fritz Lang fue un descubrimiento sensacional. Con el paso del tiempo el archivo ha seguido creciendo con más donaciones, como los archivos de discografías, grabaciones de teatro, audios de publicidad y más películas. Son donaciones pequeñas, pero de suma importancia para la institución.

***

Uno de los aparatos de grabación más antiguos que forman parte del museo (aportación de Pablo Christian Hicken) es una cámara de 9 milímetros, en tanto que uno de los mayores logros de la institución, fue la construcción del laboratorio de captura de audio. Este espacio permitió dar función a todos los aparatos y sistemas de producción. Con ello se logró dar el mantenimiento necesario a discos de pasta, vinilo, acetatos o cintas de carrete abierto. Dicho laboratorio -explica el especialista- también da mantenimiento a los soportes digitales que datan de la década de los noventa.

-Algunos de los daños más recurrentes son los hongos en las cintas de carrete abierto, también hay algunos discos de acetato que han sufrido roturas irreparables por el paso del tiempo. Existen métodos para recuperarlos, pero se requiere de mano de obra y más equipo.

El ciclo de vida de las películas de 35 milímetros comienza a ser reemplazado por la era digital y esto ha propiciado un incremento en las donaciones de películas con este formato. Casas productoras y coleccionistas no cuenta con un espacio apropiado de almacenamiento o desconocen los procedimientos en materia de conservación. Esto los obliga – de acuerdo con el experto– a tirar o abandonar las películas en manos de personas que desconocen el valor histórico del contenido.

-El museo ha generado una política de recepción para seguir tratando de dar volumen al archivo y con ello coadyuvar para que la cinta de 35 milímetros prevalezca en la memoria del cine argentino. Estos materiales vienen con registros sonoros adjuntos, la idea también es trabajarlos para seguir nutriendo el archivo. Este es ahora una de las prioridades del museo.

Damián Romano reconoce que la era digital ha provocado algunas alteraciones en la forma de trabajo en materia de catalogación y preservación. Lo anterior trae consigo la necesidad de adquirir nuevos conocimientos y de contar con personal capacitado para poner en marcha un plan de trabajo inmediato para rescatar y almacenar el contenido de los materiales digitales.

Fotos tomadas de las redes del Museo del Cine de Buenos Aires.

 

Te recomendamos que estés al pendiente de la labor de esta institución y sus actividades en todas sus plataformas.

IG: @museodelcineba

FB: Museo del Cine Pablo C. Ducrós Hicken

TW: @MuseoDelCineBA