Cuba cuenta aproximadamente cien emisoras radiofónicas y  la mayoría se concentra en La Habana. Algunas de ellas no solo cumplen con el papel de informar y entretener a la audiencia cubana: funcionan como un espacio para la conservación del patrimonio sonoro cubano. Hasta el año en curso se han identificado 120 mil cintas magnéticas y más de 80 mil rollos fílmicos —esto sólo en las instituciones de  la capital— y los trabajos aún no terminan.

Wency Hojas Mazo es especialista en el área de investigaciones de Radio Taíno, emisora perteneciente al Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Ocupa el cargo de coordinador en el proceso de inventario y diagnóstico de los archivos sonoros y audiovisuales de la misma institución.

***

Uno de los espacios en donde se ha puesto en marcha el proceso de  inventario, es la Radio Musical Nacional, institución especializada en música clásica, que fue fundada en el año de 1948. Esta emisora ha sido la encargada de registrar gran parte de los conciertos y festivales musicales que se han realizado en Cuba.

“Estamos iniciando el inventario en la capital, en donde se localizan aproximadamente catorce emisoras nacionales. Entre otros hallazgos, hemos encontrado siete  grabaciones de la década de los cincuenta. Inclusive grabaciones de Pepita Embil,  la madre de Plácido Domingo”.

El proceso de inventario en la radio es una actividad muy compleja. Sin embargo, los expertos han hecho un gran esfuerzo para que la información recopilada sea óptima. Se estima que para finales del año 2019, el equipo de preservación logrará terminar la catalogación de las colecciones de cintas de video, en tanto que la catalogación de los soportes sonoros radiofónicos, concluirán en el cierre del año 2020. Esto sólo para La Habana, aún no hay fecha para los trabajos de catalogación de las radios ubicadas en provincia, aunque ya hay planes para ello.

“Hay muchas colecciones radiofónicas que nacieron en la era digital, también estamos viendo cómo preservar esa información. Esto es mucho más complicado, pero es algo que no se puede dejar pasar, tenemos que asegurar la capacitación del personal para que sepa cómo proceder con los sistemas, los flujos tecnológicos y el capital humano”.

Wency Hojas y el equipo de trabajo se encuentran entusiasmados por los resultados del  proceso de catalogación, ya que esto permitirá poner la información de los archivos en manos de universitarios, medios de comunicación,  artistas y demás sociedad civil cubana y extranjera.

“Todos tendrán acceso, no sólo con fines académicos sino también con fines culturales”.

Como parte de los proyectos en materia de preservación sonora y audiovisual del ICRT, se ha puesto en marcha  la creación de una dirección de patrimonio que permitirá organizar y englobar los trabajos en materia de preservación. Se espera que, con esta iniciativa, se concrete la estandarización de procedimientos y, con ello, se coordinen los espacios de capacitación de especialistas.

“Con la creación de esta dirección, los expertos de Cuba y América Latina podremos reunirnos para compartir experiencias o incluso intercambiar equipos, piezas de equipos y, sobre todo, integrar más especialistas para salvar el patrimonio sonoro latinoamericano”.

***

El investigador de Radio Taíno, Wency Hojas, recibió capacitación en la Fonoteca Nacional de México, experiencia que le ha permitido jerarquizar sus hábitos de trabajo y asimilarlos en las áreas de conservación, catalogación y digitalización. Él está consciente de que en América Latina, los estudios sobre la conservación del patrimonio sonoro son muy recientes y Cuba apenas comienza a involucrarse en la materia.

“En México pude nutrirme de las buenas prácticas y la estructura tecnológica que debe acompañar los procesos de conservación. Afortunadamente en mi país las iniciativas de estos trabajos ya se están implementando en algunas instituciones, sobre todo las normas de catalogación y el uso de herramientas de trabajo. Cuba ya está al tanto del rescate de su patrimonio”.

Imágenes cortesía Wency Hojas Mazo