Los sótanos que forman parte del edificio de la Secretaría de Cultura de México, en el Estado de Tlaxcala, albergan La colmena, Centro de Tecnologías Creativas, un espacio dedicado al impuso de la cultura digital, que surgió en 2018, como una extensión del Centro de Cultura Digital.

Grace Quintanilla fundó el Centro de Cultura Digital, en la Ciudad de México, —el primero en el país— como respuesta a una serie de necesidades enfocadas al acceso y difusión de la cultura digital. Gracias a su trabajo, surgieron otras iniciativas encaminadas a formar espacios similares como parte de un proyecto por descentralizar la cultura. Así nació La Colmena:

La Colmena es una herencia del Centro de Cultura Digital. Pertenecemos a él, sin embargo, buscábamos extender el proyecto de la capital. Por ello la segunda sede se ubica en el estado de Tlaxcala”, explica Salvador Chávez Regalado, coordinador de La Colmena.

***

La era digital ha cambiado paradigmas en la vida cotidiana. Una de sus consecuencias es el surgimiento de nuevas formas de aprendizaje, a través del uso del internet. En la red se puede encontrar desde cómo resolver problemas escolares, hasta domésticos o profesionales: la era digital proporciona información inmediata. 

 “Vivimos en un mundo completamente digitalizado. Con ello comienzan a surgir problemáticas sociales y comenzamos a ver que hay nuevas necesidades para enfrentar los problemas del día a día, por el surgimiento de la tecnología. 

El acceso a la información, en la era digital ha generado prácticas de inmediatez,  al adquirir cualquier tipo de conocimiento, y las nuevas generaciones aplican esos prácticas de manera intuitiva. Es por ello que ha sido necesario impulsar proyectos culturales como La Colmena.

“La tecnología no se puede evitar. Con el paso del tiempo llegarán nuevas cosas que, si no se comienzan a utilizar de forma pertinente, se convertirán en un problema”. 

A un año de su nacimiento, La Colmena ha impulsado talleres en donde se prioriza el uso crítico de la tecnología para construir y no para destruir. Su misión es crear talleres encauzados a la generación de conocimientos digitales en el ámbito creativo. 

La venganza de la basura, por ejemplo, es un taller en el que los participantes reciclan aparatos electrónicos. También hay talleres de programación, robótica o electrónica. 

“El año entrante comenzaremos a impartir algunos talleres más largos, todos en materia de cultura digital. La tecnología no solo sirve para ver videos, esta se puede abordar de una forma más creativa. Queremos que los habitantes de Tlaxcala sean productores y no consumidores de tecnología”. 

***

El nombre La Colmena, hace alusión al hogar de las abejas, en donde cada uno de los habitantes tiene una función muy específica e importante. Lo que hace fuerte a una colmena es que la actividad que genera cada abeja deviene una labor colectiva. Con esa metáfora, el equipo, que conforma el Centro de Tecnologías Creativas, genera proyectos donde la tecnología es usada como herramienta para unificar el bienestar de la comunidad. 

“Queremos que La Colmena sea un espacio con perfiles diversos: diseñadores, artistas, arquitectos, ingenieros. Y que cada uno, desde su rama de conocimientos, genere otros proyectos que involucren nuevas disciplinas”.